CONTROL MENTAL, EL ENEMIGO EN MI

¿QUÉ ES LA MENTE?

La mente es un intelecto de origen artificial, que tenemos implantado en el cerebro. Cualquier camino hacia una vida mejor comienza por domar la mente y obligarla a funcionar a las órdenes de la consciencia. El filósofo chino Sun Tzu, autor de “El Arte de la Guerra” dice, primero te debes vencer a ti mismo y luego combatir. Casi todas las enseñanzas filosóficas hacen referencia a ese misterioso enemigo que llevamos dentro, al que hay que conocer o destruir o vencer. Algunos lo llaman ego, otros demonio…

¿CÓMO FUNCIONA?

Cualquier ser humano en estado meditativo puede observar decenas de pensamientos, que entran y van mutando en su cabeza. Y está claro que el escenario para dicha vorágine se encuentra en el cerebro, todos podemos ubicar su exacto emplazamiento. Al contrario del amor, por ejemplo, que no sabemos dónde nace realmente… De las decenas de pensamientos que rondan la mente, casi ninguno es propio, sino son absorbidos, por lo que no son nuestros. Son canciones, palabras que como un buscador aleatorio nos conectan con otras cadenas de pensamiento y conexiones asociativas. Un ser humano puede empezar pensando en cómo contestar a un mensaje y acabar con complejos de inferioridad. La mente funciona como radio y los pensamientos son como una especie de señal, que capta nuestro cerebro. En la mayoría de los seres humanos aleatorios este proceso transcurre de una manera totalmente ajena a su consciencia, hasta volverse prácticamente autogestionable. Me encantó como ilustró este fenómeno Braque para la revista The New Yorker.

br

GOLLUM — EL VERDADERO ASPECTO DE LA MENTE.

Grandes pensadores, escritores y místicos a lo largo de la historia, han ofrecido su visión del mecanismo de la mente humana. Uno de los principales personajes de la saga “El Señor de los Anillos” Gollum es una brillante metáfora de la destructiva influencia de la mente, de aquello que es capaz de hacer la mente fuera del control de la consciencia con el ser humano. El personaje principal, Frodo, es un personaje perfecto, cualquier ser humano de cualquier época puede identificarse con él. Es el ser más común y corriente del fantástico mundo de Tolkien, además es relativamente inferior e insignificante respecto a los magos, elfos y reyes que cohabitan en su mundo. Las fuerzas del mal también tienen una poderosa y aterradora estructura, sin embargo el peor enemigo de Frodo es Gollum. Es un reflejo de él mismo, Gollum también era un hobbit. El es la personificación de la mente, la que susurra y confunde, la que teje hábiles ilusiones que alejan de la verdad. Gollum tiene todo el kit de trampas mentales: envidia, ambición, es el que enfrenta a los amigos, es traidor y mentiroso, es resbaladizo, es victimista. Es el alter-ego superviviente en este avatar humano que una vez fue el hobbit Smeagol. El aspecto horripilante de Gollum es el final de una larga historia de victorias de la mente sobre el espíritu. Es el verdadero aspecto de la mente.

EJEMPLOS DE LA VIDA REAL

Observando a la gran mayoría de personas mayores, nos damos cuenta de que hablan prácticamente con las mismas frases, su cerebro ya no procesa la información, su rango de percepción se ha reducido a cuatro o cinco funciones reflectorias. Funcionan a modo de una pianola; oyen varias palabras, por ejemplo: si dices “tengo oportunidad de ganar mucho dinero con este trabajo”, pueden responder: “yo prefiero dormir tranquilo, tengo mi casa, mi familia”. Es una respuesta que saltó en automático, que comprende un mecanismo de defensa que han usado en algún momento y con el tiempo, pueden saltar con solo mención de la palabra “dinero”. Tal reducción de funciones puede comenzar incluso a los veinte años, si uno deja de procesar información. Comienza siempre con algo inofensivo: es esa voz que al despertar te dice: “mejor no, no hace buen tiempo”, cuando a noche tú decidiste que es hora de disciplinarse y de salir a correr por las mañanas. O por ejemplo, si decidiste hacerle una visita a tu abuela, trayéndole un regalo especial — ese fue un deseo que nació en tu espíritu, ya que no es interesado, es sincero y su único fin es alegrar el corazón de una persona. Llegado el día, una voz comenzará a susurrar que “tampoco hace falta en realidad, que con llamar por teléfono vale, además seguro que está ahí con sus amigas del pueblo, y qué pereza ir tan lejos y además el dinero para el regalo y la gasolina y etc…”

Los deseos del alma nacen en el corazón, son sinceros, desinteresados y tienen como único fin el hacer algo bonito por alguien.

Así mismo, en cuánto una persona te comienza a contestar con frases generales, extraídas del archivo del subconsciente colectivo, su absorción por el sistema habrá comenzado. Funciona de tal manera, por ejemplo, le cuentas a una amiga una discusión  que tuviste con tu pareja. Si esta persona a los veinte años te responde: es un cabrón, no te merece, que le den por culo y vámonos de fiesta, probablemente su respuesta a la misma situación a los treinta años será: no dejes que te manipule, eres libre e independiente; a los cuarenta años diría: divórciate y vacíale los bolsillos y etc…  Al final de cada frase procedería hablar de sí misma. Son ejemplos simplificados de respuestas generales propias de nuestro tiempo, ya que éstas se renuevan aproximadamente cada 13 años. Posiblemente estén rellenas con más contenido o variada su forma, dependiendo de cada persona, pero el mensaje siempre se reducirá a un pensamiento común. Pero ninguna de estas respuestas se ha formulado a raíz de un eficiente análisis del problema que tenía la narradora. La mente “en automático” ha interceptado el mensaje y lo ha pasado por sus filtros, de tal manera que a la amiga sólo le llegaron las palabras: novio, daño, consejo.

¿CÓMO DETECTAR?

En el primer ejemplo, la respuesta revelaba frustración por no haber logrado una buena posición económica y status y se trataba de alguien que no ha prestado atención a la conversación. Algo similar sucedió con el ejemplo de la amiga, ya que produce respuestas formuladas desde el egoísmo. No quiere compartir ni ayudar realmente a su amiga, quiere cerrar rápidamente el tema y seguir buscando entretenimiento. En el caso de la visita a la abuela, los pensamientos venenosos proceden de la pereza, que es como un enorme pantano de arenas movedizas. Por cada mínima intención de movimiento te absorbe más, y el momento de gran salto, que hace falta para liberarse, casi nunca llega. Estos ejemplos son muy generales. Cada ser humano lucha con sus demonios a diferentes niveles de conciencia, y conforme más avanzado se haya éste, más complicado es discernir la naturaleza de las voces que sugieren, convencen y aconsejan. Pero la voz ambiciosa de la mente siempre operará a través de la pereza, de la envidia, de la frustración. Puede volverse tan poderosa, si uno la alimenta, que es capaz de simular sueños artificiales. Son visiones que no se basan en el deseo nato y genuino del ser humano o su predilección hacia un determinado camino. Sino son impulsadas por deseos de venganza, de demostrar a alguien que eres mejor, de causar frustración o envidia en los demás alcanzando el éxito.

SOLUCIÓN

Soy partidaria de la autosuperación, pero no debe ser de naturaleza violenta, sino desde la comprensión profunda de la “ubicación actual de cada uno”. Comprensión es ante todo claridad y orden de una serie de información “recibida”, al igual que cuando comprimimos un archivo en el ordenador. Los seres humanos flotan dispersos mentalmente, mantenidos por los cables invisibles entre un iceberg informativo y otro: uno puede ser pereza, es un gigante gelatinoso, otro puede ser frustración, otro egoísmo alimentado por las ego-ideas que promueve la cultura popular, otro puede ser el vicio, aunque iría dentro del egoísmo, ya que comprende el uso y abuso de la energía y tiempo de otras personas para autocomplacerse. Otro puede ser el sueño falso y etc… Estos son los pasos básicos para entender esa “ubicación” y comenzar a actuar al respecto.

  • Lo primero que debe hacer uno es concentrar su atención en observar sus pensamientos, de hecho toda la magia no es más que capacidad de concentrar la atención en algo. Es curioso que en el momento en el que son observados, se detienen, como si no quisieran ser detectados.
  • La manera infalible de detectar en qué trampa mental está uno, es completando estas clásicas frases. Estoy cansad@ de ser siempre yo el que… Estoy hart@ de ser siempre… ¿Por qué siempre tengo que ser yo el que…? Ya que una vez que uno haya recordado y escrito las palabras que siempre pronuncia entenderá y visualizará la forma exacta de la rueda en la que su mente lo atrapó. El contenido de estas frases es exactamente lo que el ser humano hace respecto a su entorno, únicamente cambian las formas, como decoraciones de un escenario, pero la esencia permanece. Por ejemplo alguien que está en la rueda de “estoy harto de que siempre me cobren demás los bancos o se equivocan rellenando mis documentos en los trámites”. Ese ser humano tiene que ir constantemente a reclamar, a llamar, a esperar largas horas pasando por toda la jerarquía de subordinados que no saben nada hasta poder arreglar sus asuntos. Lo que sucede es que se le está robando tiempo, por lo que probablemente es una persona no generosa a la hora de entregar su tiempo a los demás.
  • Es importante discernir los deseos, sueños y objetivos. Ordenarlos, escribirlos y al lado de cada punto contestar a la pregunta: ¿Para qué hago eso?
  • Las respuestas están en ti es solo mitad de verdad, que es equivalente a nada. Lo importante es el mundo exterior, tu mundo interior y la interacción entre estos dos mundos. Ningún aspecto debe ser descuidado, de lo contrario la mente aprovechara la grieta entre las filas de la “sagrada trinidad” para conquistar todas las posiciones. La interacción de calidad con las personas que nos rodean es importante, ya que en la mayoría de los casos apenas conocemos lo que inquieta a las personas que comparten nuestro minisistema. No conocemos sus talentos, sus miedos, sus platos de comida preferidos, los lugares donde se sienten a gusto, ya que nadie tiene tiempo para los demás. Como niños tenemos que aprender a hablar de nuevo y ver en las personas a las personas, no “contactos”. Hay que hablar desde el corazón y escuchar con el corazón. A día de hoy, los pensamientos tienen casi más peso que las acciones: La falsedad y el interés se siente.
  • Cuando dejas de oír la voz del espíritu por mucho tiempo, ésta te deja de hablar, y se rompe la conexión con el Universo, que tiene cada ser humano. La Madre Tierra quiere a todos sus hijos por igual, solo hay que tener la intención de volver a conectarse con la naturaleza y salir del invernadero lleno de flores artificiales que nos construye la mente. Y, obviamente, hay que ser digno de este amor.

 

 

 

3 comentarios sobre “CONTROL MENTAL, EL ENEMIGO EN MI

Agrega el tuyo

    1. Si, sugiero conectar de manera “consciente” con las personas que tenemos en derredor. Aprender a desarrollar vínculos tanto los ya establecidos como los nuevos, ampliando de esa manera nuestro “minisistema”. Pero lo importante a la hora de interactuar con alguien es activar “Nuestro testigo interior”, es decir hablas con una persona, y además observas a esa persona y a tí mism@ en esa conversación. Esta práctica activa los procesos operativos mentales y la conciencia. La interacción con el mundo es lo que estimula el desarrollo personal, pero para eso siempre hay que activar al testigo interior. Gracias por tu pregunta, es un tema a desarrollar muy interesante, pronto le dedicaré un artículo al Testigo Invisible.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: